Los atonales de Brixton: This Heat

Posted on October 17, 2013

0


Publicado originalmente en Revista MOCK (link).

Por más contradictorio que suene, la última parte de los 70’s fue una época musicalmente atemporal, o por lo menos a nivel internacional. Mientras el futuro del krautrock alemán se mostraba incierto, habiéndose extinguido en su tierra natal y sin repercusión masiva en el resto del mundo, el punk americano y británico se había consolidado increíblemente. Y aunque una mezcla entre el new wave y el punk comenzaba a mostrar sus frutos, el camino a recorrer para distanciarse de ambos géneros era uno largo por venir, con la conformación del post punk esperando en la década próxima. En este contexto, nace This Heat. Vista en los ojos de varios melómanos como el eslabón perdido entre la experimentación que tanto había motivado al krautrock, y la sofisticación del post punk inglés en los 80’s, This Heat fue una banda que por siempre escapó de cualquier categorización temporal.

El multi-instrumentalista Charles Bullen venía tocando hace un tiempo con el baterista y cantante Charles Hayward, incluso mientras Hayward estaba involucrado en Quiet Sun, banda progresiva de rock jazz con Phil Manzanera (Roxy Music). Sin embargo, no fue hasta que éste proyecto se separó que el dúo comenzó a juntarse con Gareth Williams y trabajar por casi dos años en lo que sería su primer disco. Editado en 1979, esta obra experimental está caracterizada por un importante uso de técnicas electroacústicas novedosas y una grande sensibilidad por la música concreta. Y no hay que olvidar: todo esto sobre piezas musicales que hasta el día de hoy implicarían vanguardismo musical, tanto por la escasez de algún tipo de estructura como por una visión conceptual verdaderamente única.

Muchos críticos no dudaron un segundo en etiquetar a This Heat como punk, aunque tengan argumentos meramente cronológicos. La verdad es que, aunque ahora se los pueda considerar como la culminación del rock progresivo y un experimentalismo que más tarde compartiría rasgos con el post punk de los 80’s, la banda raramente se asoció con otra banda de su tiempo, manteniéndose siempre al margen, incluso de actos como The Fall o Joy Division. Las únicas influencias directas asumidas fueron Can y Lee “Scratch” Perry, y hasta el día que todavía no encontré la relación.

This Heat nos inmerge en un agujero negro, sin miedo a sonar desagradables ni a dejarnos con el gusto a metal en la boca. Incluso piezas delicadas y abstractas como “Music Like Escaping Gas” o la líricamente hermosa “Not Waving” se sienten como estar caminando sobre un hilo de hielo, esperando la caída y despertar en la propia pesadilla de canciones más directas como “24 Track Loop” o “Horizontal Hold”. La temblorosa voz de Hayward es por sí sola la de un hombre decrépito, con letras política y socialmente cargadas de descontento, aunque con una ideología tan ambigua como el propio estilo de la banda.

La repercusión nula de su primer disco no es sorpresa. Detrás de un acto tan particularmente sombrío y frío, las ambiciones comerciales eran lo mismo que nada. Incluso con la llegada de Deceit (1981), un segundo disco mucho más sólido y con una orientación más clara, el reconocimiento fue altamente desproporcional al de su alcance musical. Ya con “Sleep” abriendo el disco, una especie de canción de cuna a percusión africana detrás de un piano y unos coros al borde del bostezo, Deceit adopta inmediatamente estructuras más identificables… aunque nada este cerca de sonar “convencional”. La mitad de lo escuchado en el disco son pequeñas grabaciones y pruebas de sonido de recitales propios, improvisaciones variadas con una orientación mucho más rítmica. Es así que los paisajes delicados son remplazados por piezas muy tranquilas aunque de una textura más gruesa y definida, igual de efectivos a la hora de causar ansiedad. La lírica también evolucionó en torno a la política, siendo la guerra fría y el miedo al armamento nuclear una de las principales motivaciones al hacer el disco.

Antes de la salida de Deceit, Williams ya había dejado la banda para partir hacia India, donde estudió danza dramática por cinco años para luego volver Reino Unido y seguir armando proyectos hasta su muerte en 2001 (meses después de un rumoreado ensayo entre los tres viejos amigos). Bullen y Hayward también estuvieron involucrados en varias bandas experimentales (el más reciente de Hayward es About, proyecto electrónico con Alexis Taylor de Hot Chip). El legado de This Heat recibió mayor renombre y difusión en 2006 con la redición del material completo de la banda en un box set de seis discos titulado Out of Cold Storage.

Sea como unos locos que intentaron llevar ideas futuristas, atonales y concretas al rock, o como unos marginados especialistas en causar migraña, el legado de This Heat será mucho más reconocido actualmente que lo fue en sus años de vida.  Pocas bandas alcanzan en solamente dos discos semejantes avances en tantos estilos y géneros tan opuestos como lo hicieron tres visionarios de Brixton. No es ninguna casualidad que géneros como el post punk o hasta el post rock (¡teniendo en cuenta que apareció más de diez años después!) le deban tanto a este trío inglés. A escuchar la vieja música del futuro.

Eric Olsen
Julio 2012

Advertisements
Tagged:
Posted in: bandas