Salió otro sol: Festi Hermoso 2 en el Konex

Posted on March 24, 2014

0


Publicado originalmente en Revista NaN (link).

Foto por Natalia Berninzoni

Foto por Natalia Berninzoni

Parece mentira que en ningún momento de la segunda edición del Festi Hermoso haya salido el sol. El cielo estaba cubierto por una nubosidad inmensa, obstinada en no dejar pasar ni un solo rayo de luz. Pero lo que comenzó sintiéndose como una desgracia climática, no frenó a ninguno de los artistas presentes el domingo pasado en la Ciudad Cultural Konex. Entre la lluvia y el frío, la calidez del festival la dio el arte, iluminando los ojos del público en cada rincón de ese enclave cultural. A las 17 comenzaron a teñirse los pinceles y brochas de Pum Pum, Jaz y Malatesta, al mismo tiempo que los primeros presentes se sentaban en las reposeras a mirar las “Proyecciones fuera de la común”.

Pero los artistas que subieron al escenario fueron los que más sorprendieron. La encargada de abrir el festival fue Loli Molina, la única música de la fecha dueña de un perfil en Wikipedia y ganadora de un premio MTV Latino (datos que pesan tanto en la balanza de las bondades como en la de las ingratitudes). Subió sola al escenario con su dulce voz y su impecable técnica como guitarrista, y mostró una cara completamente distinta. Seguro, el pop que la popularizó seguía estando ahí, pero fue más que interesante ver el contraste entre la figura de su pasado comercialmente masivo y la de su futuro con un nuevo enfoque independiente.

Preocupaba la presentación de La Cosa Mostra, específicamente la consistencia del show después de lo dispares dos discos de su carrera, Grandes éxitos (2011) y La Cosa Mostra interpreta y reversiona a La Cosa Mostra (2012). Cada canción parece de una banda distinta, no termina de definirse ningún sonido ni estilo. ¿Qué versión de La Cosa Mostra sonaría? La duda no duró ni medio minuto. Después de un par de años de descanso, la banda afiló su encarnación más rockera hasta la fecha para comenzar una etapa mucho más firme y segura. Paula Maffía, Lucy Patané, Pedro Bulgakov y Santiago Mazzanti presentaron muy buen material nuevo y terminaron con un cover de “Toxic”, de Britney Spears.

La lluvia aguantó hasta el turno de Los Hermanos McKenzie. Con chubascos y todo, hicieron salpicar charcos al grupo de valientes que se quedó en el patio y a los vivos con paraguas. Aprovecharon para estrenar muchas canciones (“Cocodrilo” y “Nueva era”, entre otras), dejando en claro que en su próximo disco se alejarán del rock pop cálido y zarparán por un camino creativo mucho más original, más provechoso también para el talento multiinstrumentalista de Marina Pérez y Nacho Czornogas. No hay duda de que su próximo trabajo va a marcar un nuevo estándar de originalidad para las bandas del mismo entorno.

La lluvia no significó lo mismo para Julio & Agosto. Aprovecharon para juntar al público bajo el techo del galpón como en un fogón, ellos siendo el calor que secaba la ropa. Parecía hecho a propósito, como si el clima hubiera dado las mejores condiciones para entender cómo Julio & Agosto funciona como una banda de amigos. Se sentía como una presentación privada compartida, un secreto cantado. A medida que quemaban con los temas más fuertes de El ritmo de las cosas (2013), giraban “para que nadie se canse y a todos les toque su Julio & Agosto favorito”. También tocaron lo que será su próximo EP, demostrando que se viene uno de sus trabajos más audaces. Tuvieron muchos invitados nostálgicos; se apropiaron de “Sunny afternoon”, de The Kinks, en “Las tardes al sol”; y se fueron a puro coro y aplausos con “Del Viso”, mientras se terminaban de escapar entre un público que los seguía hasta la puerta de los camerinos.

El final fue para El Tronador, del colectivo artístico Marder, en gran parte responsable de darle vida al Hermoso. La lluvia ya había frenado, pero las nubes seguían ahí, haciendo de la gran luna del mural en el escenario la única luz certera entre las oscuras posibilidades del sonido. El Tronador se despegó totalmente de su debut desigual, Viento, fuerza, tronador (2011), y se entregó a los infinitos caminos de la experimentación y la desestructuralización de sus canciones y expectativas. “Provincia” introdujo el cambio brusco: del aire cálido a la ambientación fría y delicada, con la fuerza de la canción latiendo en el fondo. Porque siguen siendo las mismas composiciones de siempre, pero en vivo logran descomponerse en colores primarios, en la voz única de Marina Fages y la creatividad sonora de Mene Savasta Alsina.

Luego de la primera edición del Festi Hermoso parecía que no habría una grilla de bandas que le pudiera hacer mejor justicia al nombre de la fecha, llenando el festival de amistades y melodías cálidas. Es increíble que un año después, con un plantel no tan distinto de bandas, el festival se renueve con una mezcla ecléctica de sonidos, guitarras distorsionadas conviviendo con formatos acústicos, voces dulces y gritos todos apuntando a un mismo micrófono. Este mosaico es menos responsabilidad del festival que el fruto de la evolución de cada artista. Todas las presentaciones lograron expandir el horizonte que cada uno se había fijado en su principio. Todos intentaron nuevas fórmulas, nuevos enfoques que corren más allá las fronteras creativas.

Eric Olsen
Marzo 2014

Advertisements
Posted in: recitales